http://soledadsoler.com/files/gimgs/th-4_postales001.jpg
http://soledadsoler.com/files/gimgs/th-4_2_1.jpg
http://soledadsoler.com/files/gimgs/th-4_postales003.jpg
http://soledadsoler.com/files/gimgs/th-4_postales005.jpg
http://soledadsoler.com/files/gimgs/th-4_postales004.jpg
http://soledadsoler.com/files/gimgs/th-4_postales007.jpg
http://soledadsoler.com/files/gimgs/th-4_postales006.jpg
http://soledadsoler.com/files/gimgs/th-4_postales008.jpg
http://soledadsoler.com/files/gimgs/th-4_postales009.jpg

Película T-64 + Retoque digital

Este es el Sur que habitamos todos los de esta parte del mundo, donde el olor a coco-bronceador impregna el ambiente eternamente, el tiempo parece detenido en unas costumbres perennes, trascendiendo en cada gesto, allí donde la cultura del ocio se mantiene intacta y se vende al mejor postor.
Ese verano, estando en la Costa del Sol, algo me atrajo. Quizás el parecido con otras costas de este país que yo había frecuentado en mi infancia, quizás el alivio compartido por miles de personas de aplacar el calor del agosto viniendo de un viaje por el interior. O acaso que en una tierra como esa, polarizada por las estaciones, la melancolía se había apoderado de sus habitantes, y el declive draconiano les tocaba el agosto también. Una decadencia que engulle a otra. Decidí quedarme para intentar atrapar todo aquello.
Pero es sólo en mi imaginación donde el espacio es el que se revela, allí donde el tiempo se ha detenido, espejismos, trampas y cartones evidentes afloran, desplazamientos burdos que desvelan opciones imposibles. En definitiva cambios, que fuera de mi fantasía aparecen como improbables.

Si quieres conseguir un pack de 9 postales para mandar escríbeme a soledadsolerfoto@gmail.com. Te las mando a casa.